¿Cómo cuido mi olfato?

El olfato es uno de nuestros cinco sentidos. Es el encargado de oler, es decir, capta los olores que nos envuelven, los transforma y envía al cerebro para ser procesados.

En el olfato colabora estrechamente con el sentido del gusto.

Si tenemos en cuenta la anatomía, el olfato se encuentra en la nariz: los olores entran por las fosas nasales y gracias  a la humedad, son detectados por la pituitaria amarilla y actúan químicamente sobre los receptores olfativos que enviarán la información al cerebro.

Aunque no es un sentido muy desarrollado en el ser humano, sigue siendo sensible, especialmente a los malos olores (como signos de alerta: escape de gas, comida en mal estado…).

Como todo nuestro cuerpo, cuanto más lo cuidemos mejor funcionará y durante más tiempo. Así que resumamos los cuidados más importantes:

1- Higiente:

Evitaremos utilizar para ello objetos extraños (bastones, algodón…)  por riesgo de lesiones.

Al sonarnos con nariz, debemos hacerlo con cuidado y cada vez un orificio (para proteger tanto el olfato como el oído). Debemos realizar esta acción cada mañana.

El lavado con suero. también sirve para limpiar la zona, en situaciones con mayor mucosidad o niños pequeños que no son capaces de hacerlo.

2-Protección:

 

Evitar ambientes demasiado secos o contaminados. En temporada de alergias, si es nuestro caso, deberemos cuidar más nuestra nariz ya que estará irritada y sensible. El viento y el frío no son buenos aliados.

Emplear medidas adecuadas en caso de trabajar/estar en contacto con sustancias u olores fuertes de origen químico, con gases o polvo (máscaras, campanas extractoras…)

El sentido del olfato se acomoda, es decir, si permanecemos largo tiempo expuesto aun olor, al final no somos capaces de detectarlo (embota el sentido), por lo que debemos protegernos en caso de tener que estar en contacto con ellos por un tiempo prolongado.

Es importante también proteger nuestra nariz (y cabeza en general) de las contusiones, utilizando las protecciones adecuadas si es necesario.

Vigilar si aparecen señales de alerta en caso de resfriados o afecciones de las vías respiratorias.

Fumar también deteriora el olfato.

3- Signos de alerta:

Consultaremos al especialista si hay sangrado abundante, existen secreciones, dolor intenso y/o continuado, molestia al contacto.

Del mismo modo, ante una pérdida de olfato (relacionada o no con los síntomas anteriores) debemos acudir para revisar la causa.

4-Visita al especialista:

Evitaremos automedicarnos o manipular la nariz ya que podemos aumentar o producir lesiones … En caso de duda, acudiremos al especialista.

Las revisiones son importantes sobre todo si estamos expuestos a factores de riesgo (por ejemplo a nivel laboral)

 

El cuidado de la nariz puede prevenir pérdidas no solo problemas del olfato sino respiratorios en general, por lo que es importante empezar desde pequeños 🙂

Vamos a conocerlo un poco más!

 

#aprendiendoacuidarnos nuestros sentidos:

OIDO: https://enfermeriaescolarespe.wordpress.com/2018/03/15/como-cuido-mis-oidos/

VISTA: https://enfermeriaescolarespe.wordpress.com/2018/09/20/como-cuido-mis-ojos/

TACTO: https://enfermeriaescolarespe.wordpress.com/2018/11/01/como-cuido-mi-tacto-mi-piel/

 

#enfermeriaescolarespe #aprendiendoaquerernos #aprendiendoacuidarnos

 

Anuncios

3 comentarios en “¿Cómo cuido mi olfato?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s