Enfermería escolar: parte de un equipo multidisciplinar

Suena tan bonito… eso de equipo multidisciplinar… ¡y es que lo sería si se pudiera llevar a cabo en tantos aspectos de la vida y del trabajo!

La enfermera escolar nace de este concepto, o no tiene sentido sin él. Aunque pueda parecer que una enfermera escolar, al no trabajar con otro personal sanitario (al menos no compartir el espacio) lleva a cabo su trabajo en solitario, nada más alejado de la realidad.

Lo que ocurre es que forma o debería formar parte de un equipo interdisciplinar, es decir, realizar sus labores en estrecha relación con profesionales de otros campos, no solo el sanitario: un conjunto de especialistas, aportando cada uno sus puntos fuertes para una tarea común. El equipo estaría formado por:

  • personal sanitario: la enfermera escolar en sí,  el ambulatorio de referencia y  los posibles colaboradores puntuales (odontólogos, fisios, pediatras, médicos especialistas…)
  • profesores (en su rol de educación en el aula y como tutores o coordinadores de etapas) formando parte activa de las actividades de educación para la salud o complementaria desde la materia del curriculum
  • comedor del centro (para tema alergias, intolerancias, menú escolar…)
  • ampa: como otro detector de necesidades y colaborador ya sea de modo más activo o pasivo
  • en general cualquier otro trabajador del centro: traslado de lesionados , revisión seguros y reposición  de materiales necesarios, colaboración puntual o formaciones a trabajadores…
  • asociaciones o profesionales puntuales conocedores de algún tema de interés ya sean del ámbito social y deportivo, policía, informáticos, nutricionistas …

Es esencial para llevar a cabo un trabajo cooperativo,  que todas las partes conozcan el proyecto común , asegurando una correcta comunicación que permita colaboraciones que a lo mejor no se nos hayan ocurrido o en las que cualquiera pueda aportar algo concreto que desconocíamos. De esta manera se podrán unificar también los protocolos de actuación en caso de emergencias o accidentes.

Este diálogo fluido permitirá llegar a un consenso sobre las necesidades principales para poder priorizar aquellas cosas más importantes, pudiendo detallar un cronograma con actividades de educación para la salud que tengan una continuidad, es decir, buscar que sea un programa transversal, decidiendo qué y cómo trabajar los temas acorde a la edad del alumnado y progresando según esta aumente.

Quedaría por implicar al alumnado, en una tarea en la que lo importante es sentirse parte y ver que todos somos importantes ya que enriquece al que da y al que recibe.

 

La implantación de la figura de la enfermera escolar pasa por valorar como esencial la educación de la salud en los centros escolares y la atención de las necesidades sanitaria durante la jornada escolar tanto por accidentes como por enfermedad común, sea crónica o no. La misma sociedad y las pequeñas sociedades que se crean alrededor de un centro escolar,  valoran este trabajo cuando lo viven de cerca y deberían ser conocedoras de la existencia de esta figura para poder reclamarla en los centros donde no existe.

Obviamente la enfermería escolar no existe sin la escuela, y no deberían existir escuelas sin enfermeras escolares.

@enfermeriaescolarespe #aprendiendoaquerernos #aprendiendoacuidarnos

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s