enfermeria escolar ESPE

¿Cómo cuido mi gusto?

El gusto lo percibimos gracias a las papilas gustativas que se encuentran principalmente en la lengua. Existen 4 sabores puros: amargo, ácido o agrio, salado y dulce. No todos los detectamos en la misma zona de la lengua:

Resultado de imagen de zonas papilas gustativas lengua

Este sentido está muy relacionado con el olfato, a la hora de identificar alimentos e incluso los mismos sabores.

Como todo nuestro cuerpo, cuanto más lo cuidemos mejor funcionará y durante más tiempo. Así que resumamos los cuidados más importantes:

1- Higiene:

El lavado de boca (dientes)  debemos realizarlo como mínimo dos veces a día: mañana y noche, aunque se puede realizar despueś de cada comida. Utilizaremos cepillo, dentífrico, seda dental y, en ocasiones, colutorio.

No debemos olvidarnos de cepillar suavemente la lengua con el mismo cepillo (bien la púas o si en la parte posterior existe una zona indicada especialmente). en la boca tenemos gran número de microorganismos y muchos de ellos quedan alojados en la lengua.

El lavado de manos antes de las comidas ayudará a evitar la entrada de parte de estos microorganismos que puedan quedar, al realizar diferentes actividades, en nuestra piel.

También será importante por tanto la higiene de los alimentos previa a su consumo y un correcto cocinado, mantenimiento y manipulación de éstos para evitar toxiinfecciones alimentarias.

2-Protección:

Las temperaturas extremas (sobre todo el calor), las comidas muy condimentadas (muy saladas, muy picantes…) lesionan y/o deterioran las papilas gustativas.

Del mismo modo, el alcohol y el tabaco contribuyen a un deterioro del sentido del gusto.

Debemos masticar correctamente para favorecer que el alimento se mezcle con la saliva y permitir de este modo su identificación. Además la masticación contribuye a una mejor digestión de los alimentos.

Evitaremos introducir en la boca objetos punzantes o cortantes que pudieran provocar lesiones. Ojo también con utilizar los dientes para hacer fuerza para sujetar o abrir cosas.

3- Signos de alerta:

La aparición de llagas (heridas) en lengua o boca en general, sin causa conocida o que se alargan en el tiempo sin terminar de curar. Ojo también con posibles hongos.

Si el aliento tiene mal olor de forma continuada pese a una higiene básica de la boca, será conveniente visitar al especialista por posibles deterioros en piezas dentales o cúmulo de suciedad no visible (tipo sarro, gingivitis…)

Obviamente ante dolores intensos o continuados, molestias al contacto sin lesiones aparentes, inflamaciones, deterioro o mal color de la lengua, pérdida de gusto… deberemos acudir a consultarlo.

4-Visita al especialista:

Evitaremos automedicarnos o manipular lesiones que no sepamos lo que son y en las que podamos aumentar o producir males mayores … En caso de duda, acudiremos al especialista.

Sobretodo en la infancia, la boca debe revisarse sin necesidad de esperar a que duela o surjan problemas.

 

 

#aprendiendoacuidarnos nuestros sentidos:

OIDO: https://enfermeriaescolarespe.wordpress.com/2018/03/15/como-cuido-mis-oidos/

OLFATOhttps://enfermeriaescolarespe.wordpress.com/2018/05/25/como-cuido-mi-olfato/

VISTA: https://enfermeriaescolarespe.wordpress.com/2018/09/20/como-cuido-mis-ojos/

TACTO: https://enfermeriaescolarespe.wordpress.com/2018/11/01/como-cuido-mi-tacto-mi-piel/

Anuncios