enfermeria escoalr ESPE

Mujeres en el deporte

Este 8 de marzo, aprovechando un material que teníamos de los sindicatos, hemos completado nuestro póster del deporte:

Yo me muevo, tú te mueves… ELLAS SE MUEVEN!!

El día internacional de la mujer surgió como un movimiento obrero en Nueva York, reclamando una mejora y una equiparación de las condiciones laborales sin distinción de sexo. En Europa se celebró por primera vez en 1911, es decir, hace ya más de 100 años!

Todos sabemos que las cosas han cambiado desde entonces, poquito a poco y para bien. Pero, aunque algunos se empeñen en asegurarlo, la igualdad sigue sin ser tal. La brecha ha disminuido pero sigue estando y uno de los terrenos donde es más evidente es el deportivo, así que vamos a tomarlo como ejemplo de una realidad de nuestro días (2019).

No parece justo, o a mi que me lo expliquen, que practicando el mismo deporte unos sean famosos y millonarios y otras sean pluriempleadas porque no pueden vivir de esa profesión deportiva…  ni una cosa ni la otra… ni son ellos dioses ni ellas diosas (unos por idolatrados y otras por superpoderes para poder llegar a todo… )

No podemos dejar de nombrar el tema de la apariencia ni en este ni en otros terrenos laborales (como por ejemplo los medios de comunicación), donde un físico “atractivo” (según unas modas y unos cánones) abre puertas o las cierra, de manera bastante más acentuada para las mujeres. Quizás en el deporte, que nos ocupa, no influye directamente en la práctica deportiva pero sí en los contratos publicitarios o las oportunidades laborales posteriores: en televisión, radio….

Pero lo peor de todo es que, si nos ponemos a buscar culpables, normalmente lo vamos a hacer fuera de casa, en el jefe, en la sociedad, como tercera persona, como si nosotros no formáramos parte de ella… La información, la publicidad, nos llega y bombardea los 5 sentidos pero tenemos una herramienta muy importante al alcance de nuestra manos y de la de nuestros niños que se llama educación. Con ella y con ejemplo (porque las palabras se las lleva el viento) es de la única manera que podemos ayudar a que cambien las cosas. Reconstruir desde la raíz, para tener unos futuros deportistas, presentadores, publicistas, políticos, jefes… (y demás profesiones) críticos, objetivos y autónomos en la toma de decisiones, que no se basen sólo en razones de sexo (ni obviamente raza, creencias, orientaciones, ideologías…).

Coeducar y educar en salud, para promover la igualdad.

@enfermeriaescolarespe #aprendiendoaquerernos #aprendiendoacuidarnos

Anuncios
enfermeria escolar espe

Día de la mujer trabajadora

Parece que cada vez son más las voces que escuchamos pidiendo la igualdad de género lo cual no está de más en momentos como el que vivimos. Si bien es cierto que las desigualdades que existían antiguamente se han reducido, también lo es que siguen existiendo demasiados mensajes que recibimos de manera consciente o inconsciente…

Hoy mismo, en redes, he visto dos publicaciones:

La primera recordaba unos dibujos antiguos de como debía ser una “buena mujer” según la “guía de la buena esposa”

 

Cualquier persona ve estas imágenes hoy en día y, casos aparte, es capaz de reconocer ideas obsoletas que no se mantienen actualmente. ¿O si?

La segunda me ha chirriado más… no voy a poner la publicación concreta para no meterme en camisa de once varas, pero citaré algunas frases de un escrito del 7.2.2018, en un blog actual que siguen mas de 13.000.000 de personas.. Las llama reglas de etiqueta y enumera varios consejos para “verte sofisticada y elegante”.

 

La base de la igualdad de género, como la de tantas otras cosas, está en la educación. Una educación compartida entre padres, colegio y sociedad. Una educación con un mensaje alto y claro, en el que no tratamos de negar la diferencias, las cuales nos hacen únicos y especiales como personas; el mensaje debe ser de igualdad de oportunidades, de derechos y de deberes, independientemente de la raza, color, sexo, idioma… (Declaración Universal de los Derechos Humanos)

He tenido la oportunidad de trabajar estos temas con gente joven y es una pena pero… no siempre avanzar significa ir hacia delante… el paso del tiempo no siempre nos hace más listos y a veces no valoramos lo que no nos ha costado conseguir y esto nos lleva a retroceder. Hablar con los alumnos de sexualidad es necesario para darles autonomía y conocimientos para poder decidir, pero no podemos dejar de hablarles de sexo, género, roles y aclarar conceptos como feminismo y machismo, términos que aunque lo parezca no son opuestos.

Como decía la canción “por cada contra hay un pro” y actualmente tenemos tal cantidad de información a nuestro alcance, que lo complicado es hacer un cribado, ser críticos y valorar lo que estamos recibiendo a veces en forma de imagen y otras de texto. Creo que la cercanía de la que se disfruta trabajando estos temas en clase como enfermera escolar, rodeado de amigos y con una profesional conocida, facilita solucionar las dudas y dejar una puertecita abierta para las que puedan surgir o no quieran comentarse delante de todos…

Las últimas discusiones en la política sobre estos temas son un claro ejemplo de la realidad. No niego que el lenguaje es importante y que el género es algo que lo ha cargado continuamente de connotaciones positivas y/o negativas hacia uno u otro género, pero quizás en lugar de discutir y complicar la comunicación duplicando palabras deberíamos sentirnos todos incluidos en un término, sea este masculino o femenino. Del mismo modo que ocurrió en su día con los semáforos y no ser capaces de identificarnos todos con una imagen porque… ¿ser mujer implica llevar falda?

@espeenfermeria #enfermeriaescolarespe #aprendiendoaquerernos #aprendinedoacuidarnos